Esta semana Carmen Moriyón, Alcaldesa de Gijón, y el edil Manuel Arrieta visitaron las parroquias de Serín y San Andrés de los Tacones. Allí vieron las obras realizadas, todas ellas relacionadas con el asfaltado de caminos por un valor de 150.000 euros y repasaron las próximos mantenimientos que hay que realizar en el Camin Fontanielles, Camín de la Iglesia, Vallín y Reguera, así como los desbroces en varios caminos de la parroquia.

En Serín su máxima preocupación es el saneamiento, ya que tras las obras que está realizando la Empresa Municipal de Aguas en Fano y en Lavandera, es uno de los núcleos rurales en los que hay que acometer el alcantarillado.

Los robos en la parroquia provocaron la perdida de toda la señalización de la carretera y de varias farolas en la senda por lo que hay que reponer toda la señalización direccional. En la Asociación vecinal nos solicitaron la conversión de uno de los aseos en almacén, la sustitución de una puerta y arreglar el problema de humedades que tiene una vez que ya hemos cambiado las ventanas de la sede.

Suscríbete a La Voz de Gijón

Acepto la política de privacidad.