La Zona de Actividades Logísticas de Asturias (ZALIA) se ha ido convirtiendo a lo  largo del tiempo en un saco sin fondo, sin beneficio para las administraciones y, concretamente, para Gijón. Un proyecto que nace en 2005 y hasta que se pone la primera piedra en 2010: “Desde entonces, se ha convertido en un ente que ocupa cuatro millones de metros cuadrados en Gijón, tomados por el plumero de la Pampa, pero del que sabemos poco”, apunta David Alonso, concejal de Gijón Sí Puede (XsP) responsable de Urbanismo y Medio Ambiente. Sí se saben las deudas y los recursos que hay que aportar periódicamente, en el último año 1,5 millones de euros de las arcas municipales, que están detrás del incumplimiento de la Regla de Gasto del Ayuntamiento en el pasado ejercicio.

Por este motivo, XsP propondrá en la Comisión de Urbanismo de la segunda quincena de junio que el Ayuntamiento abandone la Sociedad: “El Ayuntamiento no puede seguir poniendo dinero, y si alguien tiene que asumir responsabilidades es el Principado (con una participación del 40% en la ZALIA) y Puertos del Estado (Gijón, con el 30%, y Avilés, el 15% de participación), que fueron quienes anunciaron que esto iba a cambiar Asturias, por lo que ahora les toca hacerse cargo de su juguete: si quieren desarrollar la ZALIA, que lo hagan, pero no a costa del Ayuntamiento de Gijón”, indica el edil de XsP.  Es el momento de “tomar una decisión valiente”, desde Gijón, en palabras del edil de XsP: “No podemos seguir siendo cómplices de un ‘Seseña II”.

Hablamos de un espacio sin ningún tipo de comunicaciones, aún en fase de realizar los accesos; sin luz, lo que requeriría invertir 10 millones de euros para poner en funcionamiento las subestaciones pertinentes; que acumula más de 107 millones de euros de deuda… Y todo ello sin que haya prácticamente empresas que se interesen por este espacio a medio terminar y con una única parcela vendida, de 7.000 metros cuadrados. “Lo que sí tenemos en la ZALIA es una página web hablando de todo lo que aún no tiene: estación intermodal (valorada su construcción en 30 o 35 millones de €, accesos, electricidad…)”, comenta David Alonso.

Mientras tanto, la ZALIA sigue teniendo un peso importante en los debates urbanísticos de Gijón, y es obligado contemplarla en el PGO. “Ante todo esto, consideramos que lo más sensato es que Gijón (con un 10% de participación) abandone la participación en la sociedad y denuncie el convenio que tiene con el Principado de Asturias, ya que no se cumple por ningún sitio y es inejecutable, así que la solución es sencilla: salgamos de la ZALIA y no participemos en los pufos de otros”, indica el edil de XsP.

“Motivos hay numerosos y van desde las carencias de la propia ZALIA a la necesidad de atender otras áreas desaprovechadas: tenemos parques empresariales como el de La Lloreda, con más del 30% del terreno sin usar todavía. Sin embargo, en la ZALIA se abarata el precio del metro, a 59 euros el metro cuadrado frente los 85 euros que cuesta en La Lloreda, por lo que habría que eliminar el fantasma de la ZALIA por la competencia falsa que genera en el desarrollo empresarial. El Ayuntamiento no puede seguir asumiendo la cadena de irresponsabilidades que ha sido la ZALIA, un proyecto faraónico y de discursos vacíos de otro tiempo”, valora el concejal de XsP.

Todo ello resultado de una política industrial “discutible”, que ha supuesto la urbanización de numerosas vegas de ríos que han quedado seriamente deteriorados y, a la vez, tenemos cerca del 50% del suelo industrial en Asturias sin usar. “Les ha dado por hacer parques empresariales en todos los sitios, un suelo que consume y agota mucho más que el suelo urbano”, advierte Alonso.

Igualmente, de fondo está el debate sobre el Área Metropolitana Central, lo que implica la ordenación del territorio: “Para eso hay que pensar el territorio y eso implica tener una serie de responsabilidades sobre el uso del suelo, que es un bien finito”, continúa el edil de XsP.

XsP pide que el Ayuntamiento de Gijón abandone la sociedad de la ZALIA
Valora este artículo